Pensamientos finales

Autora: Lisbeth Sanchez Centurión

A tan solo 8 minutos de la medianoche, seguía en el mismo plan de mirar todo por aquella ventana; apreciando cómo la ciudad, a lo lejos, se ve tan quieta, iluminada, que inspira a describir lo que desaparece cada mañana.

En sus pensamientos revela lo que todo mundo calla. Se aprecia en su mirada, su pérdida del alma, lo que no puede transmitir con palabras. Pero que sus ojos no callan. Se encuentra en mundo inexistente, o en ese mundo que su mente abarca.

Escúchate un momento:

– Es que en la oscuridad no se puede apreciar nada.
– ¿Oscuridad?, pero si la ciudad está tan iluminada. ¿Acaso quieres seguir en lo mismo que todo mundo calla? Y no me digas que no sabes, porque tú sí sabes. Pero ¿qué pasa para que no puedas hacer nada?
-No me respondas a mí. Mírate y díselo a la otra parte de ti, que está esperando una respuesta. No esperes que nadie cambie las cosas, para recién pensar distinto.
– Pero, ya no puedo hacer nada.
– ¿Segura qué no puedes hacer nada?
– Sí, es que no tengo a nadie más a mi lado. Es lo único que me queda. Continuar sin apreciar nada.
– No, no. No hagas eso. Solo es quitar esas sus manos de tus ojos; y así aprecia todo lo que te queda.
– Es muy tarde. He llegado al final.

Esto fue una discusión de mis pensamientos antes de que la oscuridad, que creía mi luz, me acompañe por siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s